Como cuando tienes entrenado a la bendición

Cuánta traición, ya no se puede confiar en los hijos,para la próxima no hay que ser tan confiado y hay que cambiar la contraseña

Deja un comentario